…La fecha pactada llegó y el fin de la incertidumbre también.

Incertidumbre que acompaño todo el proceso de preparación para el II INTERCOM internacional JMJ 2013, desde un inicio existieron los dificultades, imagínate, organizar un evento en un país desconocido, sin ningún contacto local y todo para reunir Emproístas de países distintos, las dudas eran muchas:  ¿llegarán o no llegarán?, ¿cuantos serán?, ¿hará frío o calor?, ¿lloverá o estará soleado?, el lugar del INTERCOM ¿será muy lejos o nos quedará cerca?,  de verdad podría decir que era  toda una encrucijada, ¿Qué paso hay que dar?

Lo primero fue la confianza en Dios y la confianza en el amor de los Emproístas por el Movimiento, al final fueron los motivadores fundamentales para que los Emproístas llegaran, poco a poco la fecha fue acercándose, las expectativas e ilusiones eran muchas al igual que los planes pero como todo en la vida siempre dependerá de Dios, en esta ocasión nuestros planes no estaban tan coordinados con los de Él,  ya que lo que se  pensaba sería una mañana calurosa y  linda para compartir a la orilla del mar se convirtió en todo lo contrario.

En Rio de Janeiro entró un frente frío lo que convirtió ese día en el día mas helado y lluvioso de la JMJ y si a eso le sumamos las distancias que había que recorrer de los lugares de acogida donde se encontraban los Emproístas al lugar del INTERCOM  teníamos una receta para un mal día, pero a mi parecer fue todo lo contrario y esos inconvenientes que encontramos fueron un toque pintoresco y anecdótico mas que una molestia, dándole un toque especial al INTERCOM y quizás algo para recordar, dejando en claro que los caminos de Dios son misterioso al igual que su forma de obrar.

Pero ¿porque les digo que fueron pintorescos e incluso especiales?: porque nos ayudaron a medir el amor que tenemos por Dios y por nuestro Movimiento, porque fueron una piedra en el camino que pretendía evitar el poder reunirnos, esos inconvenientes fueron la prueba de Dios para saber que tan dispuestos estábamos para dar más, más y más por Él

Y tengo el gusto de  contarles, familia Emproista, que la respuesta dada por los  participantes fue digna de un Joven Líder comprometido y lleno de amor por Dios y por el Movimiento. Ya que pudieron tener muchas excusas para no participar: el clima, la distancia, el tiempo, aprovechar la oportunidad para conocer Río, los horarios de actividades de la JMJ, en fin… pudieron ser muchas, pero en vez de eso aceptaron el llamado y ante todo decidieron brindarle a Dios y al Movimiento unas horas de su tiempo durante su peregrinar para reunirse  en familia y hacer vida la frase de nuestro fundador ¨Los Emproístas ya se conocen solo hacen falta que se encuentren¨

A medida nos encontrábamos en el parque Almirante Julio Noronah el ambiente de incertidumbre iba desapareciendo al mirar banderas de países donde sabemos se encuentra el Movimiento y ver llegar poco a poco a los Emproistas, entre dudas y risas a los que iban llegando les gritábamos ¡X Xto… a lo que contestaban… + + y +!  a modo de contraseña para identificarnos, el ambiente se lleno de cordialidad y calidez, de esa sensación que solo la da sentirse en familia, una familia llena de sabores y características únicas, aportando una diversidad de acentos, alegrías y dones característicos de cada país, así en medio de esa mezcla única de nuestra familia Emproísta comenzaron las platicas y las preguntas que nunca faltan, ¿de que país venís?, ¿de que centro guía?, ¿cuando hiciste Encuentro?, ¿que tal el viaje? y de a poco se fue ganando confianza, los minutos pasaban mientras esperábamos el resto de Emproistas, al igual el frio aumentaba hasta que comenzó a llover nos desplazamos a un lugar que nos daba resguardo mientras sesiones de fotos improvisadas se llevaban acabo, llego el momento de iniciar.

Así entre lluvia y frío en una de las playas mas bellas del mundo inicio el II INTERCOM Internacional JMJ, abrazados en oración dimos gracias a Dios por permitirnos compartir esa experiencia y poder sentir su amor a través de la obra de Encuentros, uno a uno de los participantes se fue presentando y comentó la razón del porque vivir una JMJ, todas las razones lindas y diferentes, pero con un común denominador: el amor a Dios, compartimos una dinámica para conocernos que nos brindo la oportunidad de interactuar entre nosotros, mientras la lluvia y el frío aumentaba y los minutos se desvanecían, luego, la foto oficial que será especial ya que podrán ver a todos abrigados en la playa y  con sonrisas congeladas, el intercambio de recuerdos siempre esperado dio inicio mientras se firmaba la bandera con el logo internacional del Movimiento, las grabación de saludos y videos para los Centro-Guías no podían faltar; hasta que el frio, el tiempo y las agendas de cada peregrino nos orillaron a unirnos en circulo para orar y agradecer a Dios la bendición de unirnos una vez mas como familia durante una JMJ, nos encomendamos a nuestro siempre amado Padre José María pidiendo su intercesión para poder ser cada vez mas semejantes al ¨grano que muere para  el triunfo de la espiga¨ y poniendo entre los brazos del Cristo Redentor a todo el movimiento dijimos: Amen, mientras los hermanos Emproístas venezolanos nos enseñaban a gritar:  “Y pecar”   Jum… Que va, ni en Río, y los cantos Emproístas adornaban el ambiente.

El momento de la despedida llego pero como cita el manual de encuentros:

 ¨No te aflijas por las despedidas, son indispensables para el rencuentro¨

El momento solamente fue un paso más de nuestro INTERCOM, un paso que abrió la puerta a los buenos deseos y a la esperanza de vivir ese rencuentro, llenando el ambiente nuevamente de incertidumbre,  de esa sensación que nos acompañara hasta que descubramos si …

…Nos vemos  en Cracovia.

Fernando Montero

Vicecoordinador Internacional