El Encuentro Regional se llevo a cabo en San José, Costa Rica los días 11, 12, 13 y 14 de Septiembre, el tema que se desarrollo fue LA FE, la temática motivada en el año de La Fe y en la necesidad que como región tenemos.

Se tuvo la participación de El Salvador, Costa Rica, Guatemala y Honduras, fue una experiencia muy enriquecedora y sobre todo de mucho compromiso con Cristo.

Año de la Fe

El año de la fe fue convocado por el Papa Benedicto XVI en su documento llamado Porta Fidei, el cual dice que la fe crece cuando se vive como una experiencia de Amor, si yo no amo no hay fe, pero es un amor que se recibe, y esto lo veremos más adelante en la historia de Abraham.

En esta idea está estructurada en la carta Lumen Fidei, en su último capítulo dice como compartir este amor, esta fe. Es decir la fe se debe transmitir.

La fe verá siempre lo invisible, va a creer lo increíble y gracias a esa acción de Dios va a recibir lo imposible.

Como Abraham, él creyó en una voz que escuchó, probablemente Abraham también pensó que estaba loco, la voz que él escucha es una voz personal, una voz que habla al hombre, por eso es su promesa “tendrás un pueblo como hijo”, el que tiene el don de la fe recibe lo imposible. En misa vemos lo invisible, que Dios que se hace presente; creemos lo imposible, que la hostia se convierta en el cuerpo de Cristo, gracias a eso nos acercamos a comulgar como un pueblo peregrino, gracias a Dios ustedes y yo sabemos que ÉL hace las cosas imposibles en nuestra vida.

Características de nuestra fe:

  • Es un don, no es un derecho, es un regalo que dios nos da y constantemente se lo tenemos que pedir a Dios.
  • Es un acto libre y consciente. Uno cree por la palabra que se escucha.
  • Es un acto personal y comunitario.
  •  La fe nos fortalece, no nos quita libertades, al contrario nos hace mucho más libres.
  • Es un éxodo porque significa salir de nosotros y nuestros esquemas mentales para depositar nuestra confianza total en Dios.

Por la fe, entramos en comunión con Dios. Hallamos la trascendencia humana, la capacidad de llegar a Dios. Se llega a vivir dentro la Iglesia y se convierte el corazón.

Cuando Dios revela se le debe prestar obediencia, confiando libre y totalmente como homenaje a Él.

 Seguimos motivados a continuar con esta gran labor que Cristo nos ha encomendado.

¡Por Cristo ++ y +!

 

Ligia Ortíz

Coordinadora Regional Centroamérica