Mi Primer Encuentro Internacional Fue…

A decir verdad, ya, hace algunos años atrás que pude vivir mi primer Encuentro Internacional y por ello quizás no sea la mejor persona para escribir este reportaje, que tiene como objeto conocer que significa para un emproista vivir por primera vez un Encuentro Internacional  y por ello no seré yo quien les comparta, serán algunos emproístas que tuvieron la experiencia de vivir su primer internacional, el pasado mes de agosto del 2015 en la ciudad de Lima, Perú, en una fecha tan especial como ser el centenario del natalicio de nuestro fundador, serán ellos quienes compartirán desde su corazón la experiencia de vivir por primera vez un Encuentro Internacional:

Vivir la experiencia del Internacional fue algo único que deja ver la magnitud de nuestro movimiento y me lleva a tomar un impulso para gritar cada vez más fuerte “Por Cristo… Más, más y más”; hace un año viví mi primer gran experiencia en Encuentros, fue el Nacional de Guías en Bogotá, dejó una marca en mi vida al poder experimentar cómo todo un país habla un mismo lenguaje, el emproista; ahora que viví el Internacional en Perú, me di cuenta que somos más que un país hablando ese mismo lenguaje, que aunque en muchas partes no tengamos la misma forma, el fondo es el mismo, el objetivo es el mismo; a parte, el compartir experiencias en las ponencias o incluso los almuerzos nutre nuestro Movimiento al aportarnos los unos con los otros; de igual modo, el amor que se siente entre todos los emproistas es tanto, que puedo reafirmar que “los emproistas ya nos conocíamos, nos hacía falta encontrarnos”; y lo más trascendental de todo el Encuentro fue justamente el Encuentro con Dios a través de nuestros hermanos emproistas, de Él radica toda la gracia, el amor y la magia que tiene EPJ.

Juan David Monsalve Martínez

EPJ COLOMBIA

¡Buenos días Juventud! Mi nombre es Diana Sánchez.  Mis padres orgullosamente son Mexicanos, pero yo nací en Estados Unidos. Pertenezco al Centro Guías Fresno y estoy activa desde que viví el Encuentro #2 en el 2012.  Gracias a Dios tuve la dicha de formar parte de la delegación de Estados Unidos en el Encuentro Internacional Perú 2015. Para mí, haber participado en este encuentro fue una experiencia inolvidable. Jamás me hubiera imaginado la emoción que sentí estar entre mis hermanos Emproístas de 11 países. En lo personal, me ayudo a comprender que aunque vivamos en distintos países, todos hablamos el mismo lenguaje Emproísta y que todos trabajamos con un solo propósito evangelizando en cada uno de nuestros ambientes. Conocí a personas con corazones enormes, ardiendo de amor por Cristo y por nuestra Iglesia. A través de estos hermanos Emproístas, me renovaron de entusiasmo y me motivaron a seguir luchando por crear la civilización del amor. También, conocí asesores divertidos, y fue una bendición haberlos conocido.  Aparte de profundizar mi fe, me divertí mucho con todos los cantos, dinámicas, y el turismo. Jamás olvidare lo que viví a lado de esas bellas personas, y le doy gracias a Dios por haberme permitido ser partícipe de esa experiencia tan enriquecedora.

Diana Sánchez
EPJ ESTADOS UNIDOS

Mi nombre es Moniq y después de estar 9 años en Encuentros de Promoción Juvenil pude disfrutar de la maravillosa experiencia de vivir un Encuentro Internacional de Guías el cual se realizó en Agosto del 2015, en la ciudad de Lima, Perú, del cual puedo decir que es una de las más grandes, bonitas y significativas vivencias que he tenido, el EIG me llenó el corazón de felicidad al saber que hay más jóvenes que trabajamos por construir la civilización del amor, que en tantas ciudades y países diferentes compartimos el mismo sueño y un mismo ideal, con un mismo porvenir para nuestra juventud y nuestra sociedad, que hay jóvenes que nos levantamos cada mañana luchando por renovar nuestro hombre nuevo, que en la multitud de diferencias nos une un mismo sentimiento, objetivo y razón lo cual nos alienta a entregarlo todo por unos jóvenes que llegarán a nuestro movimiento y que amamos antes de conocerlos a los cuales Dios nos da la oportunidad de anunciarles la buena nueva y gritar con fuerzas por Cristo más, más y más. Por eso le doy gracias a Dios por permitirme servirle a través de EPJ y por permitirme llevar esta vida junto a Él porque EPJ más que un movimiento es un estilo de vida.

Mónica Carmona

EPJ COLOMBIA

 

Cada vez que hablo de mi encuentro EPJ, revivo tantos buenos momentos y en específico una historia trascendental llena del amor de Xto y nuestra santa madre María.

Para mí el poder ser convocada a vivir el XV Encuentro Internacional ha significado un regalo maravilloso de Dios; desde el momento en que nuestro coordinador de la Vicaría Sur habló con mi persona,  me sentí muy feliz y bendecida por la oportunidad de representar   a mi Centro Guía en un Encuentro Internacional y por la dicha propia de poder vivirlo.

Toda la preparación previa al encuentro fue muy importante ya que pude interactuar con personas de otros Centros Guías de Guatemala y darme cuenta de la riqueza que tenemos en nuestro país. Definitivamente el conocer nuevos métodos me permitió poder ampliar mi visión del movimiento y durante el encuentro  en Perú fue aún más porque culturas diferentes hablábamos el mismo lenguaje de EPJ a nuestro estilo propio; resultaba muy interesante compartir en los tiempos de comida, tiempos libres, talleres y en actividades diversas con diferentes delegados y Asesores Espirituales que iban compartiendo metodologías propias de su país y con quiénes se podía charlar como si nos conociéramos de siempre ¡claro, era porque todos estábamos en la misma sintonía.!

Como en todo, había un tiempo para poner atención, un tiempo para jugar, tiempo para reír y algo que en lo personal me llenó muchísimo fue la espiritualidad del encuentro al poder participar todos los días de la santa Eucaristía, los laudes y la oración de la noche.  Las charlas fueron tan estratégicas, acopladas a la realidad del mundo actual y tan bien preparadas que pude comprender la importancia que EPJ tiene para la juventud en este momento crucial de la historia.

La importancia y el amor que he adoptado por este movimiento me ha hecho renovar el compromiso para mantenerlo vivo en mi Centro Guía.  En definitiva, volví a Guatemala con las pilas recargadas y consciente al 100% de este pequeño extracto de la oración de los guías,  “Que seamos capaces de no buscar nuestra comodidad, sino de comprometer nuestra vida hasta el máximo cuando se trate de su propio bien”. Hoy es cuando le doy gracias a Dios porque a través del Padre José María Pujadas podemos contar con Encuentros de Promoción Juvenil y es por ello que debemos tomar conciencia de la palabra de vida “De la Opción a la Fe, a la Misión en la Iglesia.  Misión Generosa y Alegre de los Emproístas, a ejemplo del Fundador” ya que el Padre Pujadas es un claro ejemplo del gozo que hay en el corazón cuando en el servicio a los demás encontramos verdadera alegría porque llevamos a Xto en nuestro corazón.

¡Somos la Herencia de Pujadas!

¡X Xto +, + y +!

Michi Pineda García

EPJ GUATEMALA

 

Sólo faltaba encontrarnos, es la frase que hay en mi cabeza desde que tuve mi encuentro con todos mis hermanos emproistas del mundo, saber que hay más gente en el mundo como yo, que siente, vive y ama la obra, ha sido algo maravilloso. Encontrarme con mis amigos de todos los centro guías y comunicarnos con el mismo lenguaje como si nos conociéramos perfectamente, hizo crecer en mi un amor más grande por la construcción de la civilización de amor. No estamos solos, somos muchos trabajando por encuentros y eso me enorgullece. Por eso, x Xto +, + y +    Y hasta la vida misma.

Daniela Duque Rubio

EPJ COLOMBIA

 

Mi centro guías tiene mucho que aprender. A Perú llegué con la idea de que Santa Gema era un centro guías ejemplar, pero al regresar venía con tantas historias tomadas de otros CG. que me hicieron entender que aún tenemos mucho, pero mucho que aprender. Conversar con los emproistas de Costa Rica, Honduras y hasta Chile que solo llevan unos meses en el ruedo de Dios, fueron inspiración Divina, personas con diferentes limitaciones para llevar esto adelante pero que nada los detiene, al punto de no querer parar de escucharlos porque veía que, en muchos aspectos, nos llevaban años luz y si recuerdo lo que alguna vez me dijo alguien a quien respeto y admiro mucho, podría decir que esta experiencia fue un nuevo comienzo “Sebas uno siempre tiene que estar rodeado de personas mejores que uno porque es de esa manera que no pararás de crecer”. Pero además aunque se llamara internacional, también fue una especie de mini nacional, ya que compartir con esta delegación tan diferente, tan alegre y tan llena de Dios me puso los pies en la tierra para descubrir que para ser mejores tampoco había que aprender de extranjeros, al punto de que ya comenzamos a practicar métodos de otros Centro Guías nacionales que están enriqueciendo nuestros EPJ. Hice amigos, hice historias y lo más importante hice una nueva iniciativa, porque es de eso de lo que está hecho un movimiento, de muchas iniciativas que consiguen poner a rodar esto tan grande y hermoso, gracias al internacional y al contacto tan cercano que tuve con Dios a través de personas tan increíbles entendí que ahora mi responsabilidad era mayor y que todo eso que había aprendido debía dárselo a mi familia de alguna manera.

Sebastián Castro Betancur

EPJ COLOMBIA

Estas son algunas de las anécdotas, sentimientos e historias que se vivieron en Lima, Perú, cosas que se guardan en el corazón y que sirven para impulsarnos a dar siempre más, más y más, quizás seas tú el próximo en vivirlo y quizás nos veamos en Estados Unidos donde nuestros hermanos emproístas se preparan para recibirnos y perpetuar esa frase Los emproístas ya se conocen solo hace falta encontrarse.

Fernando Montero

Comité Promotor Internacional