ASE-013-2008

Germán Alberto Méndez.C.P.

Asesor Espiritual.

                   

A Todos los Emproístas, de todos los tiempos.

9 de diciembre, día del emproismo

Entrevistador: ¿cuál es el objeto que llena plenamente la apertura infinita del ser humano?

Entrevistado: Esta pregunta la he intentado responder en un libro que escribí hace unos cuarenta años.  ¿Tengo que responderla? – preguntó –

Entrevistador: Desde luego.  Es la razón por la que hoy le hemos buscado.

Entrevistado:  En verdad la juventud ya ha dado la respuesta.  Por eso se ha tomado tan en serio la tarea de la “construcción”, que otros prefieren llamar evangelización.

Podremos opinar todo lo que más queramos al respecto, muchos jóvenes han pasado y aportado en esta tarea, y aun y todo no podemos desconocer que aun queda mucho por hacer.  La persistencia de los primeros, la creatividad de los que recién llegan, la conciencia de los que se alejaron y regresaron después, el significado de quienes descubren en el pequeño timonel, o el la cruz de madera, o en el libro que es bitácora de todo recorrido y que es el tesoro más grande quizás puede ser la mejor prueba de lo que ya está dicho.

Entrevistador: ¿Porqué esta fuerza tan significativa de los jóvenes? – preguntó con mayor interés –

Entrevistado: Porque la existencia de esta familia no se remonta a los últimos cuarenta años, hay un dato anterior a ella.

Entrevistador: ¿La espiritualidad? Es esa la razón.

Entrevistado: La espiritualidad, ya lo había dicho antes, significa el Encuentro vivo con el Modelo que le da sentido a nuestra Realidad.

Entrevistador:  ¿Esa experiencia de la que está hablando, se trata de una experiencia de choque?

Entrevistado: Espero que no me estés hablando del método, pues no es para eso; pero si de lo que me hablas es del encuentro vivo, no podría expresarlo así.  Preferiría pensar que se trata de renovar es estado de la conciencia del joven, redefinir su identidad y el significado de su vida y de su muerte, hasta impulsarlo a ser protagonista de su vida, hasta que el o ella se sientan un “hombre nuevo”.

Entrevistador: Déjeme entender un poco más.  Se trata de una familia que traduce un mensaje a este tiempo, para dar una respuesta siempre presente.  ¿quién puede realizar este deseo tan enorme?

Entrevistado: ¿Qué nombre darle al norte hacia donde apunta siempre la aguja de mi brújula? ¿Encontró una palabra reverencial?: Jesús, el Hijo de Dios, el Hermano Mayor, El Héroe que siempre has buscado, El Hijo Santo…

Entrevistador: Pero entendamos bien.  Dios solamente tendría un significado real y concreto si fuese la respuesta a las preguntas del ser humano.

Entrevistado: Exacto, No se trata de un Dios cualquiera, se trata de un Dios vivo, encontrado en la experiencia humana, en la espiritualidad: en la voluntad de crear de trabajar, de responsabilizarse, de escucharse a sí mismo, de mantenerse despierto para aprender y dejarse guiar por el que es siempre nuevo.  En este esfuerzo muchos jóvenes se han sentido orientados a una apertura ilimitada de Más, más y más.  Han intentado abrazarlo, pero siempre se les escapa, pues esa misma experiencia les lleva más adelante, a eso llamé promoción.  Y no por eso muchos de los jóvenes han dejado de buscarlo y de hacer sus encuentros.

Entrevistador: ¿La familia a la que se refiere siempre ha perseguido este “más”?

Entrevistado:  En realidad cualquier persona que lo busque.  No se necesita ser de la familia para encontrarse con él.  En realidad poco importa el nombre de la familia, cuando todos están en busca de ese “mas” y de esta experiencia.

Entrevistador: ¿Entonces que es lo significativo de la familia?

Entrevistado: La familia es la excusa para el Encuentro.  En la familia muchos han hecho sus conquistas de ser hombres nuevos; la familia propone permanentemente unos valores que se defienden y, que animan a otros más débiles; la familia quiere ir más allá de las fronteras, por eso se reúnen para evaluar, planear, soñar juntos la acción evangelizadora en la iglesia; la familia es presencia del Héroe y a la vez testimonio de la unidad de los cristianos; las dimensiones de la familia son siempre: adelante y arriba.

Entrevistador: El concepto ha sido expresado por las religiones y el cristianismo especialmente: somos familia de Dios. Somos imagen y semejanza de Dios.

Entrevistado: Sí, San Pablo lo dijo hermosamente conversando con los filósofos en Atenas: “Somos de la familia de Dios.  Él no está lejos de nosotros.  En Él vivimos, nos movemos y existimos”.  Un Emproista sabe muy bien esto, ese es el secreto, esa es la profundidad de la familia.  Feliz día familia …