Bases y Carisma

 1. DEFINICION DE ENCUENTROS DE PROMOCION JUVENIL

El Movimiento de Encuentros de Promoción Juvenil es una Asociación internacional privada de fieles de derecho pontificio para la evangelización de la juventud. Mediante un método propio posibilita la vivencia y convivencia de lo que es común cristiano, para impulsar grupos juveniles que vayan fermentando de evangelio los ambientes y ayude a potenciar la vocación integral, el liderazgo y la personalidad del joven y la joven.

 Para entenderlo mejor se irá por partes:

MOVIMIENTO: No es una organización ni una obra, no quiere quedarse con la gente. En la diócesis donde se encuentre se está al servicio de todos: parroquias, grupos, asociaciones, etc.

ECLESIAL: Como miembros de la iglesia, se aspira a estar en cada diócesis bajo la atenta mirada del obispo. En el Encuentro se proclama lo nuclear de la doctrina de la Iglesia Católica.

ASOCIACIÓN PRIVADA DE LAICOS: Laicos junto con clérigos trabajan unidos, buscando fomentar una vida más perfecta y la animación con espíritu cristiano del orden temporal.

PARA LA EVANGELIZACIÓN: Se anuncia a Cristo resucitado, nuestro Señor, el auténtico sentido de la vida del cristiano.

DE LOS JÓVENES: De, para, por jóvenes, aunque siempre cuente con algunos adultos que aportan su saber y su vivencia de fe.

MAL: Si se quedan sólo personas mayores en el Movimiento, y lo dirigen todo, cortando el estilo juvenil.

Pero también mal si no hay adultos que apoyen, que aporten experiencia, que den su enfoque de la familia en los encuentros.

Es un Movimiento seglar, con participación, presencia y acompañamiento de religiosos y sacerdotes en el Centro Guías. Es seglar por el objetivo, se quiere trabajar por los jóvenes y las jóvenes.

MEDIANTE UN MÉTODO PROPIO: El método consiste fundamentalmente en proclamar kerygmáticamente, de forma gozosa y vivencial, lo nuclear del Evangelio, en un Encuentro que dura tres días.

Igualmente son partes fundamentales del método el preencuentro, y el postencuentro.

POSIBILITA LA VIVENCIA Y CONVIVENCIA DE LO QUE ES COMÚN CRISTIANO: Se trata de posibilitar, de favorecer, el que cada uno viva y experimente a ese Dios maravilloso y creador, que por encima de todo nos quiere, y que Jesús nos enseña que le llamemos PADRE.

Y elemento fundamental para la obtención de esa experiencia de Dios Padre es convivir con la gente, con nuestros hermanos. Dios está en cada uno, y se ha de aprender a descubrirlo.

PARA IMPULSAR GRUPOS JUVENILES: Se puede decir que éste es uno de los objetivos del Movimiento. Se hacen Encuentros para impulsar la creación de grupos juveniles cristianos o para potenciar los ya existentes.

Se debe procurar, por tanto, que quien venga a un Encuentro tenga luego un grupo cristiano donde mantenerse. Y si no lo tiene se le tendrá que facilitar.

QUE VAYAN FERMENTANDO DE EVANGELIO SUS AMBIENTES: En Encuentros se debe decir una y mil veces que no se quiero quedar con la gente, que se está para servir a las parroquias, a los grupos, a los colegios, etc.

Y AYUDE A POTENCIAR LA VOCACIÓN INTEGRAL, EL LIDERAZGO Y LA PERSONALIDAD DEL JOVEN Y LA JOVEN: Encuentros da un acento muy fuerte a la vocación. Toda persona, todo joven es una vocación. Dios nos llama a todos a vivir en plenitud, a realizarnos como personas, a ser felices. Y esa vocación, esa llamada, la tiene que descubrir cada joven.

2. METAS 

  1. Aspiramos a la formación de hombres y mujeres nuevos, según la imagen de Jesús de Nazaret, muerto y resucitado.
  2. Aspiramos que cada joven se realice con autenticidad, mediante el encuentro de su propia vocación.
  3. Aspiramos a ser una juventud cristiana creativa, con iniciativa y liderazgo, con sentido y destino en la HISTORIA.
  4. Aspiramos a una promoción juvenil con la familia y el diálogo de generaciones.
  5. Aspiramos a cubrir los ambientes de grupos juveniles cristianos, evangelizados y evangelizadores.
  6. Aspiramos a vivir la experiencia y manifestar la fuerza del poder del Espíritu Santo.
  7. Aspiramos a construir el Reino de Dios en el mundo y con trascendencia a la eternidad.

3. OBJETIVOS

 3.1    Objetivo General:

Promover a los jóvenes y las jóvenes a vivir su vocación integral mediante el carisma del Movimiento, para formarlos como líderes cristianos y que sean protagonistas de la nueva civilización del amor.

  3.2 Objetivos específicos

Promover a los jóvenes y las jóvenes a la realización de una vocación integral.

Promover a la juventud a la libre opción a la fe.

Promover a los jóvenes a un servicio de liderazgo en sus grupos y comunidades.

4. EPJ Y LA PASTORAL JUVENIL

  4.1 Pastoral Juvenil    

Es la acción organizada de la Iglesia que acompaña y ayuda a los jóvenes a descubrir, seguir y comprometerse con Jesucristo y su mensaje para que, transformados en hombres nuevos, e integrando su Fe con la vida, se conviertan en protagonistas de la construcción de la civilización del amor.

 4.2 Lugar de EPJ en la Pastoral Juvenil

El lugar que ocupa el Movimiento EPJ en la pastoral juvenil es el anuncio kerygmático -vivencial de la fe y de lo fundamental del cristiano; con el fin de contagiar al joven el entusiasmo para integrarse en grupos cristianos que le ayuden a madurar en la fe. Esta es nuestra parcela dentro de la misión profética de la Iglesia.

En determinadas situaciones puede ofrecer actividades para fortalecer a los grupos juveniles. Sin embargo, los distintos servicios que luego puedan prestar los grupos no es responsabilidad directa del Movimiento. Los miembros del Centro Guías, a nivel personal, podrían estar integrados en estos grupos y dinamizarlos, pero su atención y cuidado ya no es responsabilidad del Movimiento EPJ. De lo anterior se deduce que el Movimiento de Encuentros de Promoción Juvenil no pretende abarcar otros campos de la pastoral juvenil, sino estar al servicio de la misma.

 4.3 Cómo debe participar el Movimiento con la pastoral juvenil a nivel parroquial, diocesano y nacional

El Movimiento de Encuentros de Promoción Juvenil debe participar en estrecha relación con la pastoral juvenil y en caso de que no exista, promoverla.

5. EL ENCUENTRO

 Es una vivencia juvenil de servicio y evangelización en la que cada participante experimenta un proceso de conversión dentro de la dinámica del triple encuentro: consigo mismo, con los demás y con Dios. Es una convivencia porque la vivencia cristiana además de personal es comunitaria. Se propone unos objetivos y utiliza esquemas y métodos propios según lo que establece el Manual de Encuentros de Promoción Juvenil.

 5.1 Objetivos de cada día

 TARDE DE ENTRADA: Es un momento de INTERIORIZACIÓN en el que se busca que el joven identifique su propia identidad y el llamado que Dios le hace a través de ésta.

PRIMER DÍA: es el día de la VOCACIÓN presenta los rasgos fundamentales de la vocación integral: humana, cristiana y comunitaria. La realización del hombre es en cumplir su vocación para la que ha sido llamado. Toda vida es una vocación. Se muestran también sus desviaciones y la necesidad de vencer el pecado convirtiéndose en Hombre Nuevo a la imagen de Cristo.

SEGUNDO DÍA: es el día de la promoción personal del joven revalorizando las ideas cristianas del mismo y buscando establecer bases firmes para que haga su LIBRE OPCIÓN A LA FE. Ser cristiano es ser joven y verdadero hombre.

TERCER DÍA: es el de la PROMOCIÓN COMUNITARIA, la opción por Cristo supone también una opción por la Iglesia, comunidad de amor y de fe. ¡hagamos Iglesia!, desde los grupos y núcleos más pequeños hasta llegar a sus mayores exigencias y dimensiones.

 5.2 Metodología

El tiempo de duración del Encuentro es de tres días completos, empezando por la tarde de entrada y terminando por la tarde del tercer día. El régimen del Encuentro es de internado, debiendo todos pernoctar en la casa donde se celebre. No se admiten personas ajenas a la convivencia, excepto al enlace externo, ni se permiten ausencias, a menos que sean por causa mayor.

El Encuentro va dirigido a jóvenes de edades comprendidas entre 17 y 24 años. El número de participantes se recomienda, no debe ser menor de 20 ni mayor de 40.

El estilo del Encuentro deberá ser promocional y juvenil.

En cuanto al estilo de promoción deberá educar:

  • para la libertad
  • para el profetismo
  • con el diálogo
  • formando criterios.

En cuanto al estilo juvenil las principales características deben ser:

  • la autenticidad
  • la audacia
  • la alegría.

En cuanto al lenguaje del Encuentro deberá ser:

  • Es el llamado, en pedagogía, “lenguaje total”: se usan todas las formas de expresión: palabra, canto, imagen, gesto, color, etc. En el lenguaje total pueden entrar todos los medios de expresión.
  • Directo e incisivo.
  • Natural y espontáneo, hay que hablar a los muchachos con su propio lenguaje.

 Al joven que ha realizado un Encuentro le damos el nombre de emproísta.

 Alguna excepción a este apartado de metodología la determinará el Comité Promotor Nacional.

6. PREENCUENTRO

Es el primero de los tres tiempos del Encuentro que se inicia con una preparación del Centro Guías y el equipo promotor. Su finalidad es motivar a los jóvenes con inquietudes de búsqueda y deseos de superación personal que quieran asumir desde una perspectiva de fe una mayor concientización de su vocación y personalidad y de las responsabilidades colectivas desde sus grupos y ambientes de vida.

Se sugiere realizar un contacto inicial con los Padres de familia de los asistentes al EPJ, invitándolos a apoyar esta experiencia. También juega un papel importante el padrino quien será responsable de Ia perseverancia del joven.

 6.1 Búsqueda y Preparación de los Jóvenes

6.1.1 Preencuentro individual

Es el contagio personal y vivencial que realiza cada uno de los guías, emproístas y agentes de pastoral. Es una de las características de nuestro Movimiento, el contagio vivencial.

Por eso a la hora de invitar a alguien a un Encuentro hay que ser sinceros informándoles que el Encuentro es católico.

 6.1.2 Preencuentro comunitario

Hay un grupo de trabajo del Centro Guías que se especializa en Ia tarea de buscar jóvenes,  mostrando a los agentes de pastoral, líderes de otros movimientos, agrupaciones juveniles e instituciones educativas, el Movimiento EPJ.

6.1.3 Criterios para saber quién puede hacer un Encuentro

El Encuentro es un método concreto de evangelización y por tanto es para todos. No se puede cerrar las puertas a nadie que quiera hacerlo… pero creemos que hay ciertas excepciones a esta regla.

Por lo general no se debe invitar a una persona que está pasando un bloqueo psicológico (ser toxicómano, muerte de algún familiar cercano, depresiones…), pues hay que tener muy en cuenta que el Encuentro no está para arreglar ciertas patologías o trastornos psicológicos. Estas personas necesitan otro tipo de evangelización, y por su propio bien es mejor que no acudan a un Encuentro.

Cada caso es distinto, y si se tuviera alguna duda para invitar a alguien, se pide al coordinador del equipo que estudie el caso junto con el asesor espiritual.

Los Encuentros van dirigidos a jóvenes de todo tipo: gente motor, con iniciativa, personas que están en búsqueda y abiertas al diálogo, con inquietudes, a jóvenes que se encuentran solos, con fe dormida, quizás perdida…

También es muy importante invitar a sacerdotes, agentes de pastoral, catequistas de distintas parroquias o movimientos para que conozcan éste instrumento y se sirvan de él.

 6.2 Preparación del equipo promotor del Encuentro

  • Fijar un plan general de preparación, tanto espiritual como intelectual, y fechas de reuniones.
  • Determinar responsabilidades internas y externas.
  • Revisar las fichas de inscripción y características de los participantes.
  • Revisar los mensajes y las actividades a cargo de cada guía, haciendo las recomendaciones
  • necesarias.

7. POST ENCUENTRO

 Es el acompañamiento que se le da al que ha vivido un Encuentro, buscando la maduración en su vida de fe, personal y comunitaria, para lograr su inserción en la labor evangelizadora de la Iglesia. Esto se realiza por medio de reuniones de acoplamiento, grupos juveniles cristianos, Intercom, Centro Guías, escuelas de formación… Todo este proceso será fortalecido por el asesoramiento de cada guía por lo menos durante las reuniones de acoplamiento, a fin de procurar el crecimiento humano y espiritual, unidos con la Iglesia.

Estos son los cuatro puntos básicos del postencuentro:

  • La evangelización personal
  • El grupo juvenil cristiano
  • El Intercom
  • La unidad de toda la Iglesia

 7.1 Reuniones de acoplamiento

El Movimiento EPJ no quiere quedarse con la gente, pero tampoco se desentiende de los jóvenes después del Encuentro. Por ello se organizan unas reuniones que se llaman de acoplamiento, y cuyo fin principal es favorecer la inserción de los nuevos emproístas en grupos cristianos, donde continúen un proceso serio de maduración en la fe, para que esta fe se haga vida. Se busca además que estos grupos sean de los ambientes de donde han venido, de sus parroquias, colegios, comunidades, etc.

En las reuniones de acoplamiento se vuelve a plantear la importancia del grupo juvenil cristiano. También se presentan las posibilidades reales que tienen en sus ambientes más próximos para animarles a que entren en alguna.

También pueden entrar al Centro Guías, que es el grupo de los guías, donde también se tiene formación, oración y acción, en este caso evangelizadora.

 7.2 El Intercom

 La palabra lNTERCOM viene de intercomunicación, y consiste en una reunión que promueve el Movimiento y en la que se invita a que se reúnan diversos grupos y agentes de pastoral para tratar sobre un tema de actualidad.

Finalidad

 Con esta actividad pastoral se pretende que los grupos se INTERCOMUNIQUEN y compartan sus ideales y actividades. Se pretende compartir también las actitudes cristianas ante la realidad que nos rodea: política, droga, ecología, pobreza, etc. Este es el fin primordial.

Es muy positivo compartir todas estas cosas, abrirse a otras personas, enriquecerse… y dejar de trabajar como “islas”. Se busca una pastoral de conjunto.

El INTERCOM da a los guías la oportunidad estupenda de hacer labor de preencuentro, contactando con otras personas, especialmente de los “alejados”. Por ello los guías tienen que tener muy claro que no van a un INTERCOM a ver qué pasa, sino que hay que ir “a hacer que pase”.

En un INTERCOM se puede invitar a agentes de pastoral para conocer sus actividades y para que ellos mismos conozcan otros grupos. Es un medio estupendo de sentirse integrados en una comunidad joven, de gente que está en búsqueda.

8. EL GUIA

Es un emproísta comprometido que hace una opción preferencial por el Movimiento EPJ en orden a la evangelización del joven por el joven mediante el carisma del Movimiento, y como tal debe reunir actitudes y aptitudes especificas. El guía debe ser caritativo, debe saber escuchar, debe saber persuadir sin derrotar, y debe ser atento.

El guía debe ser alegre, objetivo, natural, sobrenatural, pulcro, y breve, debe prepararse, ser concreto y razonable. Además estar convencido y amar.

Opción por el Reino

Lo primero que tiene que tener claro un guía es que su referenda de vida es el Señor. El Evangelio es por tanto su modelo de vida, y es lo que debe mostrar a los demás jóvenes.

Esta misión se hace de forma totalmente gratuita, con espíritu alegre y con vocación de Iglesia. Se está dentro de una comunidad eclesial que envía a evangelizar, y se asume ese compromiso con gusto.

Por todo ello lleva una vida de oración y de sacramentos, principalmente la eucaristía y la reconciliación, para dejarse impulsar por la fuerza del Espíritu Santo, que es su principal motor.

También existe una oración propia, la oración de los guías, que hizo el P. Pujadas. Es un compromiso diario.

Opción por el Movimiento de Encuentros de Promoción Juvenil

Entrar en Encuentros supone además de los compromisos anteriores el acudir a una serie de reuniones del Centro Guías, de los grupos de trabajo, ir de guía a algún Encuentro, etc. Todo esto supone dedicar un tiempo del que hay que disponer.

La primera e imprescindible cuestión es el asistir a las reuniones del Centro Guías.

El trabajar en un grupo, la comunidad de Centro Guías, implica el ir adquiriendo ciertas actitudes: ser servicial, buscar un trato agradable y respetuoso, sinceridad y apertura, responsabilidad con los trabajos encomendados… Es todo un aprendizaje al que se va llegando poco a poco, y con el apoyo de todo el grupo.

La labor de guía nunca puede terminar en las paredes de un local. Si se apuesta por un estilo de vida, se tiene que reflejar en los ambientes, la familia, el colegio, el trabajo, los amigos… Y no consiste en hablar a todas horas del Evangelio y de Encuentros de Promoción Juvenil, sino de vivir la vida con alegría y apoyados en Jesús. Seguro que si se hace esto muchos acabarán preguntándose por qué se actúa así. Y se trata de eso, de ser interrogantes en los ambientes.

En definitiva, no se trata de llegar a ser una especie de superhombres o supermujeres, ni mucho menos. Pero si se trata de hacer una opción, la de evangelizar a los jóvenes con éste instrumento que son los Encuentros de Promoción Juvenil, trabajar en ello con ilusión. Y ésta opción debe ser preferencial, es decir, que sólo un tema muy importante puede apartar de la actividad de Encuentros.

9. CENTRO GUÍAS

Es el ente del Movimiento EPJ que acoge a todos los guías jóvenes y adultos. Es el alma del Movimiento de Encuentros de Promoción Juvenil y por tanto sus objetivos son los mismos que los de la obra. Los Centro Guías serán lo que sean los guías que los conforman.

Su misión es primero formar en una doble dimensión, humana y cristiana, a los guías, prepararlos para organizar y dirigir Encuentros, y una vez terminado éste, ayudar a los jóvenes que asistieron a integrarse o a crear grupos juveniles cristianos. En un sentido más amplio, es un seminario de liderazgo juvenil cristiano. Su intencionalidad es dar una respuesta al “Decreto sobre Apostolado de los Seglares” del Vaticano II, capítulo seis.

9.1 Composición del Centro Guías. 

  • Los seglares jóvenes y adultos que han hecho su Encuentro de Promoción Juvenil.
  • El coordinador del Centro Guías que se conoce con el nombre de “mentor”.
  • Un encargado de comunicación con otras diócesis que se conoce con el nombre de Unión de
  • Corresponsalía Local (UCL).
  • Un asesor espiritual del Movimiento.

9.2 Funciones del Centro Guías: 

  • Formación de sus guías.
  • Organización y preparación de actividades.
  • Realizar oración comunitaria.
  • Velar por la inserción en grupos cristianos que den continuidad a la formación integral de aquellos
  • jóvenes que han asistido a un Encuentro de Promoción Juvenil.
  • Programar un proceso de formación a los emproístas que ingresan en el Centro Guías.
  • Garantizar que cada guía tenga una responsabilidad concreta. Hay que especializarse para ser más
  • eficaces. Todos están coordinados en grupos de trabajo, y los responsables de los grupos de trabajo
  • están coordinados en el Comité Promotor Diocesano.
  • Realización periódica de las reuniones AMEN.

9.3 Reuniones del Centro Guías

Es necesario que, en los sitios donde sea posible, las reuniones sean semanales, con estilo alegre, en clima de amistad, oración, con Cristo en medio.

Cuando se organizan las reuniones hay que tener en cuenta estos puntos:

  • FORMACIÓN: a todos los niveles, humana y espiritual. Hay que profundizar en la vida de fe y en el compromiso en el Movimiento.
  • TRABAJO EN GRUPOS.
  • ORACIÓN COMUNITARIA, Eucaristías.
  • TIEMPOS PARA HACER COMUNIDAD: convivencias, meriendas, cenas.. tener presentes dinámicas
  • para conocerse, aceptarse, compartir, enriquecerse…
  • Son muy importantes las reuniones de los GRUPOS AMEN, donde se revisa el compromiso de cada
  • uno como guía de Encuentros, tanto fuera como dentro del Movimiento.
  • Tiempos para compartir experiencias a todo nivel (equipos promotores, delegaciones nacionales e internacionales, informes de actividades, etc.).

10. COMITÉ PROMOTOR DIOCESANO

Es el organismo responsable y el ente de servicio del Movimiento. Tiene como misión promover y coordinar las actividades del EPJ en una diócesis, por tanto será uno en cada diócesis. Si en una diócesis hay varios Centro Guías, todos deberán tener representación en el CPD.

Sus funciones fundamentales consisten en mantener la identidad del Movimiento con respecto a sus principios originarios, la fidelidad a sus objetivos y asegurar la unidad de métodos, la coordinación de sus actividades y la representación de la obra de Encuentros de Promoción Juvenil dentro de la diócesis a la que pertenece.

Su dinámica de funcionamiento está descrita en los estatutos diocesanos que el Movimiento tiene en cada diócesis, y en su ausencia por los estatutos nacionales o internacionales.

10.1 Composición del Comité Promotor Diocesano.

  • Coordinador Diocesano
  • Asesor Espiritual
  • Vice coordinador Diocesano
  • U.C.L. (Unión de Corresponsalía Local)
  • Mentor de cada Centro Gulas.
  • Responsables de los grupos de trabajo que cada Centro Guías pueda organizar.

11. COMITE PROMOTOR NACIONAL

Es el organismo de servicio formado al menos por el Coordinador Nacional, Asesor Nacional, Delegado U.C.I. y los Coordinadores de los Comités Promotores Diocesanos de cada país, para coordinar e impulsar las actividades del Movimiento a nivel nacional, regional e internacional.

Este Comité Promotor Nacional desempeña su servicio en comunicación constante con los Centros Guías.

11.1 Funciones del Comité Promotor Nacional 

  • Promover la unidad de los Centro Guías a nivel nacional.
  • Coordinar e impulsar las actividades del Movimiento a nivel nacional.
  • Convocar y presidir las reuniones y encuentros nacionales.
  • Preparar los materiales y los asuntos a tratar en los encuentros y reuniones nacionales.
  • Mantener estrecha comunicación tanto con los Comités Diocesanos como con el Comité Regional, con los demás países y con el Comité Internacional.
  • Asistir a las reuniones internacionales, ya sean a nivel regional o a nivel mundial.
  • Representar al Movimiento en las reuniones nacionales de movimientos y de la pastoral juvenil nacional.
  • Dar seguimiento a los acuerdos nacionales, regionales, e internacionales emanados del Movimiento y de la pastoral juvenil.
  • Vigilar el cumplimiento de los propios estatutos. En caso de no tenerlos, motivar su elaboración.
  • Velar por las bases, carisma y metodología de los Encuentros de Promoción Juvenil en cada uno de los Centro Guías.

12. ASESORÍA Y ACOMPAÑAMIENTO

Es la labor de orientación y acompañamiento que se recibe por parte del asesor, sacerdote, religioso o laico, reconocido por el Obispo de la diócesis.

12.1 Perfil del Asesor Espiritual

  • Que haga una opción preferencial por los jóvenes, que se interese y trabaje con ellos y por ellos.
  • Que conozca y ame el Movimiento, integrándose en él.
  • Capaz de dialogar con los jóvenes inspirándoles confianza.

 12.2 Funciones

  • Responsable de la comunión del Movimiento de Encuentros de Promoción Juvenil con la Iglesia local.
  • Promover y acompañar procesos de formación integral de los guías.
  • Educar para el respeto mutuo y la integración, valorando lo que los jóvenes proponen y estando abierto a entender y orientar su creatividad.
  • Asistir, en la medida de sus posibilidades, a todas las actividades programadas por el Movimiento de Encuentros de Promoción Juvenil.

Aprobado por unanimidad el 17 de agosto de 1999 durante la realización del X Encuentro Internacional,

Estados Unidos ’99.

Con la participación de los siguientes países:

  1. Colombia
  2. Costa Rica
  3. El Salvador
  4. España
  5. Estados Unidos
  6. Guatemala
  7. Honduras
  8. Italia
  9. México
  10. Perú
  11. República Dominicana
  12. Venezuela