…..Nuestro amado fundador nos regaló la siguiente frase:

“El agradecimiento es la memoria del corazón – El agradecimiento trae nuevos beneficios.”

PJMPF Libro Ultreya, 319

Y es justo eso “La memoria del corazón”,  lo que nos motiva a regalar en nombre de la familia emproista, esta pequeña sección como agradecimiento a ese hombre que con amor, comprensión y cariño acompaño pero sobre todo ilumino y asesoro diferentes procesos de crecimiento y madurez de nuestro querido movimiento.

Hablamos de esa figura tan necesaria dentro de nuestro movimiento que para definirla queremos hacer eco de las mismas palabras de quien con su servicio las encarno:

El asesor es un hombre de Dios, abierto al Espíritu Santo. Hombre de fe y de oración. Que escucha la Palabra y la sabe poner en práctica. Es un enamorado de Dios, experto en la lectura orante de la Biblia.

El asesor es sobre todo Pastor, servidor de la comunidad eclesial, no coordina, ni manda, sino que orienta y acompaña.

 El asesor acoge a los Coordinadores en un clima de fe y de confianza. No impone nada, cree en las personas y abre espacios de acogida y calidez, es quien infunde al aliento al emproísta en su caminar cristiano.

El asesor ha de ser una persona integradora y dialogante que sirva a la comunión de los emproístas para que asuman su responsabilidad de guías de otros jóvenes en la Iglesia y en sus ambientes.

La manera de ejercer estas tareas será al estilo de Jesús: invitando, acogiendo, animando y acompañando.”

 Ase01. Carta para los guías y Asesores de MEPJ, German Méndez

 

Así es familia emproista, tuvimos asesor para estar agradecido en la figura del Padre German Méndez que por muchos años sirvió pero sobre todo encarno las palabras y definiciones que el mismo nos regaló no solo en una carta si no con su vida misma, con su testimonio de amor y entrega por la familia emproista.

Y dado que “El agradecimiento trae nuevos beneficios” queremos compartir el cariño y sentir de la familia emproistas representado por algunos de los CPI  que a lo largo de los años sirvieron a su lado, esperando que el beneficio sea renovar y mantener el amor del Padre German por la obra y familia emproista, pero sobre todo por su amor a Dios y  a su vocación.

CPI 2006- 2009

Conocí al Padre German en agosto del 2003 durante el encuentro internacional de Costa Rica, como Vice coordinador y secretario de dicho encuentro me correspondió mantener contacto con él, ahí conocí su calidez humana y jovialidad, siempre dispuesto a hablar con los jóvenes pero sobre todo a escucharlos. Ya en el encuentro internacional de Colombia 2006, su tierra natal, pude comprobar su libre opción preferencial por lo jóvenes y su firme creencia de darle participación en la iglesia a través de Encuentros de Promoción Juvenil. Al ser elegido coordinador internacional tuve la dicha de tenerlo como asesor espiritual internacional,  él me aconsejó, guío y formó en tan hermosa tarea de acompañar a EPJ. Sus cartas invitándonos a la reflexión y reflejar el amor de Dios por medio del trabajo de los centros guías y los propios encuentros han sido de gran valor para los países donde EPJ  trabaja. De los recuerdos más preciados que tengo es como me recordaba que los líderes del movimiento debemos siempre servir y ser misericordiosos, nunca imponer sino proponer. Gracias Padre German por su entrega y servicio por Encuentros de Promoción Juvenil a nivel Internacional como Asesor y Vice Asesor Internacional, todos estos años en los que participó en los encuentros internacional, regionales y nacionales, así como visitas a los centros guías fueron de gran valor para la comunidad emproísta. Pero sobre todo por su amistad y cariño. Que Dios siga siendo la luz que lo ilumine en su vocación y camino a la santidad.

Su hermano en Cristo, Carlos Rivera Calvo

CPI 2009-2015

!Buenos días Padre German!

En esta nueva etapa que comienza para usted le deseo lo mejor, que Dios siga derramando bendiciones en su vida, guiándolo, iluminándolo con su Espíritu y animándolo en su vocación. Nos hará mucha falta en EPJ y no quiero desaprovechar la oportunidad para decirle: ¡GRACIAS!

Gracias por su amor a la obra de encuentros que llevo a nuevos lugares para que más jóvenes conocieran a Dios; gracias por su amor a la juventud con la cual se hacía parte en cada dinámica, en cada canción y en cada mensaje; gracias por su amor a la Iglesia a la que daba a conocer con su ejemplo y la hacía cercana a cada uno de nosotros; gracias por sus cartas que nos animan a seguir remando mar adentro y construyendo la civilización del amor; gracias por sus consejos que nos ayudaron a superar cada problema como lo hubiera hecho Jesús; gracias por su alegría y por transmitirla a todos los que tuvimos la oportunidad de conocerlo; gracias por sus palabras de consuelo en los momentos difíciles; gracias por su oración permanente que nos sostiene; gracias por su liderazgo que nos demuestra que podemos lograr todo lo que nos propongamos; gracias por la confianza que deposita en cada joven; gracias por su servicio y entrega; gracias por su mirada que refleja el amor de Xto; gracias por ser el mejor asesor que me pudo haber acompañado en CPI; gracias por todo su amor Padre! Siempre estará en mis oraciones y espero que no sea un adiós sino un hasta luego. X Xto + + y +!

Con mucho cariño y aprecio: Doris Zúniga.

CPI 2015-2018

Querido Padre German seguramente habrán muchos emproistas que le conocieron y compartieron con usted, incluso aquellos que nunca le conocieron, que podrán ampliar estas muestras de cariño, quizás aquí no se refleje en totalidad su aporte y el cariño que la familia le tiene,  familia que se enriqueció con su compañía, con sus mensajes, con sus carta, pero si hay algo más que decir, queremos decirlo con las palabras del emproista por excelencia, de nuestro amado fundador, que hoy se las dedica a usted

¡ Cristo cuenta contigo¡  Cuenta con tus pies para seguir evangelizando. Cuenta con tus manos para seguir bendiciendo. Cuenta con tus labios para seguir hablando. Cuenta con tu cuerpo para seguir sufriendo. Cuenta con tu corazón para seguir amando.

PJMPF Libro Ultreya, 389

 

Emproistamente

Su familia Emproista